Con mi Firma

    Todo es importante... y más en Las Ventas

    Considerada la primera plaza del mundo por todo el orbe taurino, la plaza de Madrid se queda coja en muchos aspectos de modernidad y también en la  atención a sus clientes, los aficionados.

    Pendiente la reforma que precisa por parte de la Comunidad, y no será por falta de ingresos, sigue siendo una plaza muy incómoda para los asistentes a los festejos, quienes tienen que aguantar la dura piedra, las piernas de los de atrás y las espaldas de los de delante en muchas, casi todas, sus localidades.

    Las estrechas escaleras, los vendedores de bebidas deambulando a sus anchas es otra de las incomodidades que tienen que soportar los aficionados, pero hay más… y precisamente no están pendientes de ejecución por parte de la Comunidad de Madrid.

    Una de las cosas que da la edad es haber pasado tiempo y vivencias que no se olvidan. No nos vamos a referir a faenas para el recuerdo, más bien a las faenas, mucho más sencillas, que corresponden a la administración de las empresas que regentan y han regentado Las Ventas.

    En tiempos de Manolo Chopera, allá por los años 80, éste prometió en el pliego un marcador electrónico, del que disfrutan otras plazas, Pamplona y Zaragoza por ejemplo, para facilitar la información al público. Pues aquello no se cumplió, pero es que tampoco informan de ninguna otra manera de incidencias que suceden en el desarrollo de la lidia en una tarde de toros.

    Nos referimos, por decir una, a esa situación, bastante habitual, de correr turno cuando un matador se encuentra en la enfermería. Pues dan por hecho que todos se conocen al dedillo la fisonomía de cada torero e incluso de cada toro de los que saltan al ruedo.

    Ni un aviso por megafonía, en la plaza donde está de empresario el llamado ‘productor’ y que tanto gusta de parlar, para decirles a quienes allí están presentes que el matador, fulanito de tal, se encuentra siendo intervenido en la enfermería y que, ante la previsión de no poder salir en su turno natural, se correrá el mismo para dar tiempo a la labor de los galenos.

    Por tanto, actuará en tal lugar, 4º o 5º, el siguiente espada, dejando para el 6º lugar el toro que por orden natural le correspondía al torero herido. Lo agradecerían los que no se han dado cuenta que no está en el ruedo y hasta los que pudieran creer que se había ido al fútbol, ignorando que estaba con los médicos.

    Así de fácil, pues complicadísimo para la empresa de Las Ventas. Y es que yo suelo decir: todo es más fácil de lo que parece, pero hay que darle más importancia de la que le damos. Será que no le dan importancia… como si no la tuviera. Tomen nota, que eso también es defender la Fiesta.

    SOBRE MI

    Nací en Madrid en Marzo de 1948. Mis primeros trabajos periodísticos los realicé en la crónica deportiva, principalmente en el mundo del fútbol. Más tarde, otras actividades profesionales me alejaron durante mucho tiempo de la labor periodística. 

    ÚLTIMAS NOVEDADES

    © ACC. All Rights Reserved.